ACaEl pasado sábado 22 de noviembre tuvimos el placer de inaugurar el ciclo de danza “A corazón abierto” de la mano de nuestra amada compañera de caminos, Luchy López. Fue un gusto reencontrarnos con ella, con nuestras faldas, entre mujeres, y en contacto con nuestro linaje y el flujo de vida que somos y encauzamos.

Estuvimos trabajando en toda la información que alberga nuestro pericardio (esta membrana que envuelve el corazón, y que tan bien ha trabajado con la osteopatía energética Montserrat Gascón, a la que Luchy nombró como una de las inspiraciones para este trabajo); y pudiendo transformarla a través de la danza y la expresión.

Contactando y despertando una figura interna que me pareció poderosísima y muy nutridora, y que Luchy propuso como “sanadora interna” que cada una es para sí misma. Y ahí danzando, danzando, aparecieron imágenes, encuentros y vivencias hermosísimas. Con una sencillez y una profundidad arrebatadoras.

Siempre que viene Luchy pasan estas cosas… una se abre, el grupo se entrega, de pronto las que éramos desconocidas nos sentimos unidas por el hilo del círculo, y la magia y la belleza se dan así, como algo bien natural.

Estuvimos acompañadas también por La Negra, quien fuera mi maestra de danza oriental y de danza duende, y quien nos ofreció el día antes su casa para organizar una charlita alrededor de un té, y juntarnos las interesadas en el recorrido por A Corazón Abierto con Luchy, y aclarar dudas y compartir en qué consistirían los encuentros.

También nos acompañó esta vez, Rosa Zaragoza, amiga y chamana de la voz. Fue un lujo tenerla entre nosotras, un arrope más.

Danza fácil unida a la conciencia y la transformación.

A todas las que vinisteis, gracias! A las que queríais y no pudisteis por el motivo que fuera, se os tuvo presentes también, acogidas en el círculo. Habrá más encuentros en febrero, abril y mayo. Esto sólo acaba de empezar.